jueves, marzo 15, 2007

RETAHILA 02

Se cuelgan dos aves en la ventana de un domingo limpio
y los motivos se van dejando colocar sin pesadumbre
en los versos ácidos de un cerezo que gime al doblarse
con los delirios de un alma que cree pese a si misma
en la luna que danza en mi colchón con maromas suaves
con la razón de un corazón amarillo que espera un beso
en dos noches encontrándose en la orilla de un banco
con dos suspiros que riñen por morirse para resucitar
en una boca roja de romper caricias al comer cerezas
con una insolencia que corre como la miel en tu corazón
en un paso de gaviota que se empina sobre una caracola
con un ritmo de cascabeles repicando sobre los pecados
en los humildes gestos de una flor cayendo al agua
con los aromas de un pastel que se ventila vespertino
en la princesa que llora por los capullos que no abren
con la eternidad de unos ojos que quieren libres y salvajes
en tres margaritas deshojadas en el quiebre de decisiones
con tres tulipanes de talle que rompen curvas de camino
en una maleta para llevar los cariños que se olvidaron
con una ponchera donde enjuagar lastimaduras de baratillo
en un remate de caminos arrebañando cabras al garete
con un contraste de bazares solitarios sin dioses ni planeta
en los arreglos de orquestas que caen de los escenarios
con los saltos de grillos entre peces que pasan volando
en la falda generosa de cualquier hembra libre caraqueña
con la majestad de una doña que vivió hasta el delirium follens
en cuatro hojas de un trébol que se coloca en tus pestañas
con cuatro estrellas calentando el alma de los vagabundos
en una ceiba llenando las plazas casi marchitas de melancolía
con una botella de ron que rueda entre tambores de plena
en un gesto de mano amiga en una cantina cálida
con un derrotar de despertares que nunca amanecieron contigo…

® Alfredo Cedeño

No hay comentarios.: