lunes, marzo 05, 2007

Y SERÁN...

Una bendición tardía o un regalo de los demonios que me amamanten
fueron tus pies de tobillos en flor con presagios de noches como arena.

Un piélago desamparado o una isla paradisíaca donde naufragar famélico
fueron tus rodillas señalándome precisas el camino como faro de caramelo.

Una jácara despreocupada o un canto fúnebre dulce que me arrullen
fueron tus manos de muñecas delicadas como tu boca llenándome vil.

Un aroma de pan fresco o el del pasto recién cortado embriagándome
fueron tus axilas exigiéndole arrullos obscenos a mi lengua desalmada.

Una serenata enamorada o una balada insolente que me encandilen
fueron cada mañana con tu ombligo entregado a mis dientes y lengua.

Un sombrero ancho o una gorra de escasa visera que me ampararan
fueron tus pezones ensartados a los míos con delicada desvergüenza.

® Alfredo Cedeño

No hay comentarios.: