lunes, marzo 12, 2007

VÉRTIGO

Como una flor de caoba que cae girando
tus ojos llegan en tirabuzón a mis tristezas,
como un delta ante los huracanes
tu vientre se me abre cómplice y despreocupado,
como borde de fotos viejas rotas
se van quedando malos ratos en la basura,
como repicar de alarma de puerta en el metro
me llegan tus uñas imperiosas a los muslos,
como un rescate inesperado en la nieve
se arriesga tu boca en la mía sin sobresaltos…
y la vida se va prendiendo con alfileres
que abren capas de cebolla encima del cielo.

® Alfredo Cedeño

No hay comentarios.: