miércoles, marzo 07, 2007

VOLANDO

Un sinsonte abre sus alas grises y marrones
y yo me visto de percal para cancelar mis deudas de amor,
sirvo unos calamares al pesto
sin timones que gobiernen tu vulva palpitante al pensarme
ni razones que enseñen a sentir esta desazón
y te quito los zapatos con la taimada paciencia del fetichista…

® Alfredo Cedeño

1 comentario:

Anónimo dijo...

Hubiese querido que tu envoltura de fetichista no estuviera impregnada de taimas.
Ch.