miércoles, agosto 16, 2006

BANDOLERÍAS XLIX

Vengo cansado de la calle y la gente
a entregarte lo que pude rescatar
de un naufragio de la desdicha.

Te entrego la paz de los crédulos
y el último canto de un calvario
donde solo pueden nacer girasoles.

Te compongo una canción de penas
que se pierden en las carcajadas
de los que saben llorar cuando ganan.

Te otorgo una licencia sin vencimiento
que te entregue las palabras prohibidas
supuestas a no permitirte pronunciarlas.

Te fabrico un disfraz de estrella fugaz
para que la vida se abra a tu paso
como una centella colgada a tu risa.

Y te traigo la ropa de un fantasma
para que salgamos a meterle sustos
a todos nuestros benditos miedos.

© Alfredo Cedeño

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Alfredo,
Cuando un es buen padre como tu lo eres, núnca te sentirás cansado para....
entregarle a su hijo lo mejor de ti,
para componer cada día "BANDOLERIAS",
para otorgar tu tiempo sin importar el reloj,
para fabricar tus sueños junto a él.

Que no daría uno por los hijos!!!
Gata

Anónimo dijo...

Como suele suceder tus BANDOLERÌAS llegan con ternura plena.

"...Y te traigo la ropa de un fantasma
para que salgamos a meterle sustos
a todos nuestros benditos miedos. "

Preciosa tu poesìa toda, pero esta estrofa me ganò el corazòn.

Un abrazo

Cristina Chaca

Anónimo dijo...

Así la vida haya sido dura, siempre hay cosas buenas que dar

Podemos entregar paz, cuando la haya en nuestros corazones

Podemos componerle canciones, cuando nos desprendemos de nuestras amarguras

Podemos dar buenos ejemplos, para que sean hombres de bien

Podemos construir para que su paso por la vida sea seguro y con metas que alcanzar

Arroparlos de seguridad, para que su paso por la vida ellos sepa superar sus miedos

Por demás esta decirte que esta precioso tu BANDOLERÍAS

besos

L.L. LARA

Anónimo dijo...

24-08-2006

Alfredo, encontré Bandolerias, vos tienes una forma de tomar las letras, distinta. Me alegro de haberlo leído. Gracias.

Gustavo