miércoles, agosto 30, 2006

VIRGINIA XIV

Chain Bridge Road deja ver cruces y supermercados
librerías, restaurants, tiendas, consultorios e iglesias
con una modestia fingidamente pueblerina de fe limpia
donde un rancio prejuicio de colonizadores se desliza.

La historia se sigue repitiendo con cambio del elenco
los indios fueron reemplazados por hispanohablantes
los cowboys por conductoras de camionetas y carmín
y los marshalls por agentes acicalados de la vecina CIA.

Jesús y la fe son vendidos con luces brillantes de neón
convocando a manifestar la piedad templos adentro
en los que pastores con porte de brokers exitosos gesticulan
arreando su feligresía como cobardes a su última cena.

Algunas tiendas de licores se asoman casi con timidez
no hay bares de hojas batientes ni mujeres provocadoras
todo parece cubierto de un manto de perfecta monotonía
donde el pudor y las buenas costumbres oprimen la calle.

Pero la ternura termina ganándole la carrera a la eficacia
y le hace guiños a las soledades de propios y forasteros
como aves que se sacuden de arenas blancas movedizas
donde suelen esconderse pulquérrimas canciones de amor.

® Alfredo Cedeño

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Con sensatez y aromas de delirios. Mi queridisimo Alfredo cedeño nos permite activar todos los sentidos con sus versos hermosos y magnificamente bien creados..
Mirar,ver,observar
Oir,escuchar, percibir ,
adentrar..
Gracias

Caquistos

Anónimo dijo...

Alfredo,

Que grandes, tristes y hermosos recuerdos nos vienen a la mente....

Tysons Corner, Williamsburg, Fredericksburg, Fairfax, Fall Church, Viena, Alexandria, McLean, Chesapeake Bay, Mount Vernon y no podía faltar el Potomac.......en otoño la mejor época.

Por eso .........

"Virginia is for Lovers"

Un beso
Gata

Anónimo dijo...

"Pero la ternura termina ganándole la carrera a la eficacia
y le hace guiños a las soledades de propios y forasteros
como aves que se sacuden de arenas blancas movedizas
donde suelen esconderse pulquérrimas canciones de amor."

Con la ternura podemos derrotar la soledad que nos abruma al dejar de creer en el amor

La aves al sacudir sus alas, al emprender el vuelo, sacuden toda arena que no deja que el amor llegue a su nido

Las canciones pulcras salen de su escondite para reconciliar a las golondrinas enamoradas

L.L. LARA

Anónimo dijo...

Todo amenaza y cumple, avasalla a travès de los tiempos y con diferentes nombres las mismas cosas que justamente no son cosas...Lo bueno, la vida, mientras tanto siemrpe anda construyendo sus refugios.

Muy buena esta VIRGINIA, Alfredo!

Un abrazo

Cristina Chaca