jueves, agosto 03, 2006

BANDOLERÍAS XLVII

Escribes con desmaño delicioso
y mi comprensión se expande
encontrando rasgos geniales
que solo mi propia torpeza puede ver.

Brincas atorrante empringado de pantano
y mi asco se desvanece en segundos
como una bolsa de caramelos
en tus manos mugrientamente adorables.

Vas vencedor sobre la pantalla de juego
y mi orgullo se despliega sin control
como abejas en un navío de flores
buscando un bosque de azahares.

Zarpas retador entre sueños de luz
y mi vigilia se estrecha en tus parpados
como luz de luciérnagas perdidas
en un rayo de sol de comienzo del día.

® Alfredo Cedeño

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Zarpas retador entre sueños de luz
y mi vigilia se estrecha en tus parpados como luz de luciérnagas perdidas en un rayo de sol de comienzo del día.

En estas líneas está encerrado el AMOR más limpio e incondicional que pueda existir. ¡Bellísimo!

Gran inspiración!

Anónimo dijo...

Alfredo, una más a tu agradable y dulce colección de "Bandolero"

Anónimo dijo...

Abro y "en un rayo de sol de comienzo del día." Como siempre, sorprende con ese dejo, noble por la palabra hacia lugares encantados, con la magia del niño que se mira detrás de su puerta. Siempre. Sencillamente.

Milagro Haack

Anónimo dijo...

Poeta, cada una de tus "BANDOLERIAS" habla de ese amor que puedes tocar y acariciar con tus manos con total libertad y sin esperar nada a cambio, !es lo más hermoso!