domingo, enero 21, 2007

CANCIÓN 07

Donde la mañana se hace una risa extraña
que vuela certera a limpiar una cordillera
de los celajes amplios de los desembarcos.

Donde las prisas se cansan de esperar agua
con esperanzas que siempre se marchitan
en depósitos invernales de noche eterna.

Donde los moribundos dejan caer sus penas
y los mares despiden frescuras de piedad
entre aquellos que perpetuos se abandonan.

Donde los vericuetos del llanto esperan
los relojes que entregan campanadas frías
para olvidar el olvido que nunca se olvida.

Donde los tratos de los amantes son mansos
recodos para canciones en delirios bravíos
como jadeos de camellos volando de mañana.

® Alfredo Cedeño

1 comentario:

Anónimo dijo...

Tarara,tarara,tarari tarari. Las soledades se encuentran entre las sorpresas de mil y una noche para olvidar el ovido que nunca se olvida...La vida te quita y te da.
Conchale, cochale......poeta,poeta.