viernes, enero 26, 2007

TARAREO 02

La perfidia de una celosa desquiciada
encuentra motivos para caer homicida
sobre cualquier canoa que me navegue.

Las lagrimas de un galápago borracho
se van volando con una copla por la mar
a batir las nubes grises en el horizonte.

Los soplos de una noche sin poesía
llegaron rodando por su alma sin brillo
a entregar una lápida de lluvia serena.

La inocencia de un amanecer en tus ojos
me deja sin brújulas rotas para tu vientre
como encontrar un melocotón en Bogotá.

Las saetas de una voz que siembra penas
coloca espinas en los puertos del miedo
y entrega un rasgar de cuerdas atónitas.

Los ríos de aguas sin paz queman naves
como parrandas de puercos que ruedan
entre una quincalla de cantos sin rencor.

La voltereta de un despecho dormido
vocifera altanera sus pesadillas amargas
con el extravío de una golondrina bizca.

Las vueltas de un mundo sin inocencias
entrega tus piernas a mi boca suicida
para ablandarte el corazón a mordiscos.

Los pétalos de una flor que te seduce
caen por tu espalda sin misericordias
que te puedan salvar de mis ganas tuyas.

® Alfredo Cedeño

No hay comentarios.: