jueves, enero 18, 2007

SORPRESA

Las soledades se encontraron a las puertas del desamparo
y luego de retozar como notas en clave de do en un piano
nos desmayamos hasta medianoche con sueños ásperos
donde acoplar las heridas se hizo un bálsamo de coplas.

® Alfredo Cedeño

1 comentario:

Anónimo dijo...

¿Ha encontrado una sorpresa?¿O es una sorpresa encontrarse?
Dos preguntas (porque las anteriores no lo eran...):
¿Cómo imaginarme a un macho bípedo ausente bañado en un bálsamo de coplas? ¿Perfuma sus heridas?
Ch.