domingo, enero 28, 2007

DOMINICAL

El silencio y el pudor vienen expeditos a mi boca
para no pasar por el sofoco de contar
cómo me quedó lleno de desamparo el deseo
después de una tarde de domingo con esa loba.
Es por ello que anuncio abstención general
hasta nuevo aviso de reanudación de funciones
o que la loba loca con sus aires de luna llena
me haga ir cual Lázaro del pecado hasta sus ganas.

® Alfredo Cedeño

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Es bueno el ritmo de abstención general. Sin dudar de las ganas que llenan el poema.
Ch.

aceituna verde dijo...

pero que rico pecar con esas ganas