jueves, enero 04, 2007

DE TRES EN TRES

El cielo se llena asustado de borregos inmaculados
y el suelo se ahoga en sus llantos claros
mientras una adolescente bestial aspira un gramo de coca.

Las naranjas caen sin terminar de llegar al piso
y el sol es una mandarina que se desgaja
a la par que un mancebo se masturba en un baño público.

Las calles desalojan las almas de los peregrinos
y las esquinas son patíbulos altisonantes
donde una plegaria no encuentra altares de destino.

El dolor es una ramera que azota la tarde
y la ausencia sin regresos de un amigo impecable
revolotea sin descanso sobre la memoria implacable.

® Alfredo Cedeño

No hay comentarios.: