miércoles, julio 19, 2006

ATENTADO

Con una esquirla de beso me derribaste sin aviso
y tu boca acribilló mis ingles sin pausa,
en la escena del crimen quedaron
tres pudores de hembra alebrestada
un almanaque hinchado de caricias pendientes
una camisa sin botones y ojales desbaratados
una sandalia con sombras de uñas rojas sangre
una pena borracha de buenas venturas
un rosario de gemidos ofrecidos a la luna
una nube de besos sabrosos y jadeantes
un mambo de pasos horizontales
doce lamidas largas a tu espalda erizada
un manojo de plumas desempolvando mañas
un puerto donde encallar despojos de cariño
una noche de ternura resucitada pese a nosotros mismos…

® Alfredo Cedeño

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Que vaina contigo!!cada vez que te leo descubro nuevas formas de quererte.Que belleza, cuanto guardas ,entrégate!! no lo pienses tanto ,seguro hay alguien con un espíritu hermoso queriéndote regalar un beso sabroso,un puerto sin anclajes, un suspiro detrás de una puerta...

Anónimo dijo...

Olvida!! Ese puerto donde encallaste hace 7 años tus gemidos y cariños fue arrastrado por un huracán. Tienes un nuevo mapa donde has marcado puertos para anclar. Escoge el más seguro para llegar sin tormentas, cielo abierto y mar sereno. Aún tienes mucho por dar y quien quiera recibir !!