miércoles, julio 05, 2006

QUIRÓFANO

Corté todas las suturas añejas
y abrí las cicatrices
que guardé en mi cama.
Solo brotaron recuerdos malolientes
y queloides en simetría
como cuadro de Mondrian.
Por fin pude sanar.

© Alfredo Cedeño

1 comentario:

Anónimo dijo...

Cuando nuestras vidas las reflejamos como un cuadro de Mondrian..........siempre cometermos muchos errores....la vida nunca puede ser Asi .........en una sola linea.........por siempre hay curvas, lineas, puntos, circulos, etc........cuando eso lo descubrimos.........es cuando podemos aprender a caminar por las bajadas y subidas de la vida
L.L.Lara