sábado, julio 22, 2006

JARDÍN

La muchacha pasa con sus muslos deslumbrantes
pálidos lirios que encandilan entre la basura citadina
la falda cortísima merece once mimos demoledores
buscando amparo en el borde externo de su pie derecho
un beso infinito en cada una de sus tetas primorosas
contando los temblores que la sacuden endiablada
un camino de mordiscos enanos en sus rodillas
encontrando las veredas que llevan a sus orgasmos
y una ventisca de pasos conjugando nuevas maneras de follarse.

® Alfredo Cedeño

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Delicadamente sensual

Paz.

Anónimo dijo...

Alfredito si ya tu no puedes ni follar, necesitas por los menos 2 pastillas de viagra amigo, me dejastes alborotada

isamar dijo...

amiguita anónima: será más bien que usted es la que no alborota, ni despierta el más mínimo mal pensamiento a el poeta? Piense y analice, que si con DOS (2) pastillitas de viagra no pudo, algo debe pasar con usted que lo deja frío, debe ser el veneno que usted derrama que lo paraliza... Por enésima vez, de la cara vomite su veneno con nombre y apellido.
Felicitaciones poeta-tio predilecto, hermosa toda la obra publicada hasta hoy en su blog. Hay amor, ternura, soledad, miedo, dolor. Un sin fin de matices que la hacen única.

Isamar Leal G.

Anónimo dijo...

Que balurda es esa tipa
dele extasis para que se caliente
dispense mi chabacaneria
Suerte Bellisimo su Trabajo

Anónimo dijo...

Este comentario es para ti Isamar.Estoy totalmente de acuerdo contigo,la obra de Alfredo es simplemente maravillosa. Amarlo me tomó por sorpresa ,ha sido lo mejor que me ha pasado. Seguiré recordando cada día su ternura para amar y sus alas de mariposa que acompañó las mías...