sábado, julio 15, 2006

EXTRAVIADO

Cuando tu cariño se me traspapela ando perdido
como una matemática en medio de un beso fractal
como un pájaro que no logra hacer rumbo
como una niña japonesa en las calles de Londres
como un tigre cachorro entre una manada de renos
como una lombriz perseguida por trece anzuelos
como un gesto de ternura en medio de la nieve
como una maestra estudiando para aprender
como un anciano que no encuentra su bastón
como una casa de muñecas sin niñas que la alboroten
como una sanitarista que juega a ser política
como un banco abandonado en un parque sin visitas
como una abuela sin poder entregar sus caricias
como un relámpago sin nubes donde acunarse
como una llegada sin muelle ni estación ni aeropuerto
como un beso que se queda esperando una boca
como una princesa sin sapo al cual regenerar
como un cocodrilo sin pantano donde meter miedo
como una criatura empezando a masticar
como un águila que estudió para asustarse de volar
como una tarde que no encontró un ocaso
como un gemido perspicaz que no tuvo orgasmos
como una pantera que se va quedando sin dientes
como un reloj de sol en medio de la niebla…

© Alfredo Cedeño

3 comentarios:

Paolha Coelha A. dijo...

Creo que son figuras poeticamente hermosas, pero siento -desde mi absoluta ignorancia- que hay diferentes extravios.

Este Extravio es "parecido a" todas las figuras que senhala, poetica y metaforicamente, pero hay que distinguir diferencias importantes:

...el relampago, el beso, la criatura, la maestra (...), la lombriz, el anciano, el pajaro, el tigre, la tarde, la pantera, el reloj y el gesto son lo que son: autenticos, genuinos, completos...
En efecto, como tal como describe se extravian en circunstancias ajenas, incontrolables, en un entorno que no le pertenece, absurdo. O como en el caso del gemido, son lo que son en la frugralidad que les es inherente. Pero todos comparten en comun que son ellos mismos, son lo que tienen que ser, creen en si mismos, se son fieles: constantes e intensos. Sin mascaras, ni libretos, ni embustes, ni apariencias, ni roles fingidos, ni por si acasos, ni cartas bajo la manga, sin pasados que les paralice el impulso, con los pies en donde la vida los hace estar, aun extraviados en ese instantes. Se aceptan.

Hay extravios y EXTRA-VIOS...me explico?.

Por ello, el extravio de estos no es igual al de aquellos.

Hermosa poesia, felicitaciones!

Anónimo dijo...

Alfredo,
!Hermosa poesía!
Muy profunda y realmente te hace reflexionar en la realidad de la vida....
Te felicito!!

Anónimo dijo...

yo no me siento extraviada
me siento perdida