martes, julio 11, 2006

CONSAGRACIÓN

Bendigo tu impudicia
colocándote en el pubis
una corona de azahares,
al desgarrar el azar
como hímenes eternos
que subyugan
este machismo
que algún día podré vencer.

© Alfredo Cedeño

1 comentario:

Anónimo dijo...

Crudo y erótico ... todo en poco.

Paz