martes, octubre 10, 2006

ACLARANDO

Digamos que porque se me dio la real gana
decidí lanzarme de cabeza a quererte
aposté mis locuras sin remedio a tu boca de centellas
y colgué sobre las cicatrices de amores y odios tu cara de asombros
con la certeza de escobas que barren cenizas sin oportunidades
con el control del vuelo de los canarios sobre los tejados húmedos
con la cadencia de las cuerdas de un piano en clave de fa
con el aroma de las rosas en los parques de Londres
con las canciones de los borrachos que dan serenata a la luna
con los latidos de este corazón que no sabe dejarse querer
con la paciencia infinita de una tortuga que quiere llegar a la mar
con el olor de tus dolores que nunca pudieron apagarte la risa.

Pongamos que por puro voluntarioso que dicen
asumí dedicarme a ganarme tus querellas de mujer
abandoné mis tácticas de clemencias falsas en tu cuerpo
y puse debajo de mi camisa desteñida de tanto querer querer
tus manos llenas de calmas que me encienden de maromas
tus ojos de impúdicas propuestas en el silencio del mediodía
tus piernas de claridad sin palabra gritándome fracasos superados
tus senos frágiles como un planeta donde sepultar las mentiras
tu cabello de hebras donde se amarran los barcos cansados de navegar
tus pies que bailan como llamas caminando hacia mi cama
tus nalgas cantando como un laberinto de movimientos exactos
tu espalda que ensaya sus mejores espacios para mis dedos.

Escribamos que me puse en el viento como una palma sabanera
para tratar de tapar mis penas con tu sombra
y desamarrando los amores primeros largué una tonada
donde entregué los martirios del olvido a las olas dormidas en pleamar
desde mis manos a veces sin destino en las noches anchas
desde las preguntas que van alejando los besos entre tormentas
desde el desplante del amor que no sabe comprender promesas
desde la rodilla que no sabe encontrar el piso para rogar perdón
desde el destino que siempre sorprende feliz en los caminos
desde la indiferencia de una promesa perdida en mi almohada
desde los tribunales que por la bendita verdad asesina infidelidades
desde la tranquilidad que se acerca nadando a tus tobillos en mi lengua.

Dejemos claro y de una buena vez a todos los efectos inútiles -mejor-
que entierro las reservas abonadas por largo tiempo
para escarbar esta borrachera de impudicias que me entregas
y ando aprendiendo a desaprender los amores aprendidos
entre la ternura que me has hecho retoñar pese a mi mismo
entre las amargas quejas de los aeroplanos que no pueden volar
entre los pasos de los escarabajos que esconden al sol en la arena
entre la agonía de los vestidos que los amantes se ponen de tarde
entre las lágrimas sin consuelo del verdugo sin condenado para castrar
entre los callejones de las olas cuando llegan a dormirse en la playa
entre la impericia de los amores que nunca dejan de volar sublimes
entre las estrellas que me regalas cuando tu boca llega a la mía.

® Alfredo Cedeño

4 comentarios:

Luna dijo...

Se me ocurrió, de repente amor, para decirle gracias, escribirle esta nota, unas frases, usted lo hace a cada rato y sin descanso me regala la risa.
Tal vez sin darse cuenta o a propósito... me acompaña en mis miedos y en mi calma. Tal vez sin darse cuenta o a propósito, se metió en mi corazón, en mi alma, en mi vida.
Déjeme regalarle, a propósito esta nota, estas frases. Déjeme mostrarle, aunque sea a propósito o sin darme cuenta... un sentimiento, una luz, una bandera.
Déjeme regalarle a propósito o sin darme cuenta... todos mi besos!

Luna

Anónimo dijo...

amor libre, amor fuerte, amor impío, amor sin más...
amor de alegría, amor de esperanza, amor tuyo!!!

amor para amarte...

Anónimo dijo...

No sólo estrellas quisiera regalarte para llegar a tu boca, quisiera regalarte el cielo entero para entregarme a ti!!!!! Me haces sentir!!!!!!
Gracias x existir y ser tu.

CT

Anónimo dijo...

Amor...gracias por aclarar, que estas aprendiendo a amar de nuevo y que esa ternura que me haces sentir ha retoñado en ese ser maravilloso que eres, gracias por este regalo, Todos mis besos...