jueves, octubre 26, 2006

CALLES DE CARACAS 13

La mujer casi arrastra al niño que avanza berreando
y en las caras de ambos brillan noches desamparadas
sus ojos son fanales apagados de faros abandonados
que se perfuman de dolores agudos sin topar cariño.

Sus desilusiones no tienen besos que los caldeen
ni caramelos que les remienden los sueños y la vida
mientras las estrellas se les ocultan melindrosas
en estas amadas y a veces frías calles caraqueñas.

Para ellos recojo un ramito de jazmines sin llanto
con aromas de mujeres esplendorosas y cariñosas
como solo este valle puede entregarle a la vida
para que la melancolía no se arrellane en sus calles.

® Alfredo Cedeño

No hay comentarios.: