lunes, octubre 09, 2006

BANDOLERÍAS LIII

Ven chiquito
agarra tu alegría de escudo
y dame esa espada de palo
que vamos a la calle.

Mete en el bolsillo
tu Ángel de la Guarda
y unos caramelos por plegaria
donde resguardarnos.

Aquella abuela que corre
es una verdad
buscando que la cuiden
y una caricia perdida.

Este gatito ciego
es un enamorado del sol
que nunca pudo verlo
vamos a contárselo para que se caliente.

Esa canción que suena
es una flecha sin aguja
que anda buscando un corazón
donde colocar su veneno de amor.

Y esta muchacha miserable
es la justicia
que algún día llegará
y podremos dormir tranquilos.

® Alfredo Cedeño

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Un niño juega a ser padre, juega a ser niño. Dos niños juegan y se aman. Ch.

Anónimo dijo...

benditas tus Bandolerías!!!!!

Anónimo dijo...

Estos niños se preparan para salir al paso a todo lo que huela a injusticia

Armados con un palo de escoba y llevando como escudo su sonrisa

Resguardados por la compañía de su ángel de la guarda, como plegaria las notas del himno nacional

Regalando caricias a aquella abuelita, que con su mirada
triste los enternece

Aquel gatito ciego, atrapado en el tejado esperando que los niños lo acercaran a la luz sol para poder calentarse, luego de una noche fría

La muchacha desalmada llamada justicia, desvió el camino, pero los niños tercos le hacen una jugada que no le quedo de otra que retomarlo y dejarlos dormir en Paz