jueves, octubre 05, 2006

RECONCILIADOS

En La Cruz del Perdón puse mis rodillas en tierra
pero tu altanería no supo dejarme besarte
y tuve que rodar calle abajo entre botellas de ron
mientras blasfemabas hasta de mi sombra.

Mis piernas relancinas se fueron a trotar en camas nuevas
para tratar de olvidar tu desprecio
y sacarme las espinas de esta corona de abandono
que me dejo sombrío y al garete el corazón

Las lastimaduras que me colocaste en el cariño
me dejaron como un burro sin cobija ni guitarra
buscando riendas de crepúsculos en camas nuevas
que resucitaran de ese pozo de insultos donde me lanzaste.

Ahora me miras y me pides un beso con zalamería
y mi escasísima dignidad no sabe imponerse
por lo que salto meneando mis ganas irredentas
a perdonarte y empezar a pensar cómo volveré a escaparme.

® Alfredo Cedeño

3 comentarios:

Anónimo dijo...

En un volver a empezar irrenunciable oigo tu brevísimo reconciliarº que besa los besos abandonados sobre tu boca. Ch.

ºDel lat. reconciliāre

Anónimo dijo...

RECONCILIADOS

Un dulce beso pido con el sabor a miel de tus labios

Si perdonas no es por falta o escasa dignidad

Perdonar es el mas bello Don que tiene todo ser

Así sea para escaparte de nuevo,

Eso te enaltece !

Anónimo dijo...

... que bueno que reconoces haber querido a alguien...a quien naturalmente y no faltaba mas, tambien, y por habito, te le escapabas.

...en las otras camas donde has estado, o por lo menos en alguna de ellas, se sintio esa nostalgia por el pasado, por glorias que ahora, lucian marchitas. Como un ser incompleto, como un viudo eterno, aun sabiendola vivita y coleando.

El orgullo no sirve, dejate llevar por ese ser a quien adoras, a pesar de ti.

...que bueno que reconoces ese despecho. Solo que sigo sin entender por que te le escapas...compites?.

yo (Otra de tus viudas)